Comer lo que te gusta mantiene tu mente sana

El hijo de una compañera de trabajo de una amiga –un poco enredado, ¿verdad?- empezó a tener problemas en la escuela. No se concentraba en las clases, tenía desacuerdos con sus compañeros todo el tiempo y llegó a faltarle el respeto a la profesora. Ante estos problemas, la madre buscó psicólogo infantil Barcelona precio y luego de par de semanas de tratamiento se supo que la causa de los trastornos del pequeño era el estricto régimen alimenticio a que lo sometía su madre. ¿Tienes la boca abierta? Pues es totalmente cierto.

Resulta que la madre no permitía que el chico comiese golosina alguna, y cuando lo hacía tenía que ser algo bajo en grasa, calorías, azúcares…, o sea, algo totalmente insípido. Todo tenía que ser sano y, bueno, sabemos que los alimentos más atractivos para los niños por lo general no son muy sanos. En fin, que el doctor le dijo que comer cosas que nos gustan nos ayudan a nuestro bienestar mental, que estaba correcto llevar una dieta sana, pero sin exagerar. El equilibrio es lo mejor, además, es un crimen dejar a un niño con las ganas de saborear un helado, ¿verdad?